martes, 16 de diciembre de 2014

Sobre la Creatividad II. Carta de Orson Scott Card a J.K. Rowling

Buenas amigos y amigas,

Para esta segunda publicación sobre la creatividad, he querido traeros la carta abierta que dirigió Orson Scott Card (El Juego de Ender y su Saga) a J.K.Rowling (Saga de Harry Potter) después de que esta última demandara a uno de sus mejores fans, que tuvo la genial idea de hacer una especie de enciclopedia online del mundo de Harry Potter (El Lexicon de Harry Potter), y años después quiso publicarla. 

Ojo, no me malentendáis (Isa, bien sabes que no tengo nada en contra de tu bien amada Rowling ;)). Mi intención no es que adoréis a Scott Card y odiéis a Rowling, sino darle unas vueltecitas al tema de la creatividad, de dónde vienen las ideas, la originalidad, los plagios y cómo se pueden liar las cosas cuando alguien actúa injustamente.

Personalmente soy muy fan del trabajo de ambos autores, y no puedo negar que me llevé una decepción al ver cómo se las gastaba esta señora.

Comparto con vosotros aquí mi traducción libre "3º BUP Level" (quien lo prefiera AQUÍ encontrará el texto original en inglés

Ark Vs Rowling - Fan Vs Hacedora.
Foto: Reuters


El tío Orson lo revisa todo.
J.K Rowling, Lexicon y Oz
Por Orson Scott Card
24 de abril de 2008,

Puedes creer que J.K. Rowling ha demandado a un pequeño escritor porque le reclama que su edición de 10.000 copias de The Harry Potter Lexicon, un libro sobre la super exitosa serie de novela, es una “readaptación” de su propio material.
Rowling “siente que sus palabras le fueron robadas”, dijo el abogado Dan Shallman.
Pues bueno, al infierno, yo me siento como que la trama de mi novela El Juego de Ender fue robada por J.K. Rowling.

Un joven chico que creció en una familia opresiva, de repente aprende que pertenece a una clase especial de chicos con habilidades especiales, que serán educados en un lejano complejo de entrenamiento donde la vida de los estudiantes está dominada por un intenso deporte jugado  por equipos que vuelan por el aire, en el que este chico destaca por ser un  líder natural y alguien con un talento excepcional. Entrena a otros chicos sin autorización en sesiones extra, lo que enfada a sus enemigos, que le atacan con la intención de matarle. Pero es protegido por sus leales y brillantes amigos y gana fuerza gracias al amor de algun familiar. Recibe una guía especial por parte de un hombre mayor de logros legendarios que anteriormente mantuvo al enemigo a raya. El chico se convierte en una figura crucial en la lucha contra un enemigo invisible que amenaza al mundo entero.

En este párrafo menciono algunas de las similitudes entre El Juego de Ender y la serie de Harry Potter. Mi libro fue publicado en Inglaterra varios años antes de que Rowling empezara a escribir sobre Harry Poter. Se sabe que Rowling leyó muchísima ficción especulativa en aquella época posterior a la publicación de mi libro.
Puedo ponerme en pie y gritar, también Sra Rowling, y hablar sobre sentirme “violado personalmente”.

La diferencia entre nosotros es que actualmente hago suficiente dinero de El juego de Ender como para estar contento, sin tener que intentar castigar a otras personas cuya creatividad pudiera estar inspirada en algo que yo haya escrito.
Mi trabajo no es el único del que Rowling ha “tomado cosas prestadas”. Echad un vistazo a este fragmento de un fan site, apuntando sobre las similitudes entre Harry Potter y otros trabajos previos: http://www.geocities.com/versetrue/rowling.htm . Y no olvides el pleito de Nancy K. Stouffer, la autora del libr titulado La Leyenda de Rah y los Muggles, cuyo héroe se llamaba “Larry Potter.”
En aquella época, los abogados de Rowling consideraron la demanda de Stouffer “frívola”.
Es cierto que nosotros los escritores tomamos prestadas palabras unos de otros, pero se supone que lo admitimos y que pretendemos ser originales donde realmente no lo somos. Yo cogí la palabra “ansible” de Ursula K. Leguin y así siempre lo he admitido. Rowling, en cambio, lo niega todo.

Si Steven Ark, el autor del Lexicon, hubiera escrito alguna ficción  que hubiera reclamado como original, cuando realmente era una readaptación de ideas tomadas de los libros de Harry Potter, entonces ella tendría razón.
Pero el Lexicon es solo un libro de referencia para las personas que ya han pagado por sus copias de los libros de Rowling. Incluso pensando que el libro no fuera académico, cae en el reino de los comentarios académicos.



¡Mi Tessssorooo! (lo siento no he podido evitarlo)
Foto: AP





La hipocresía de Rowling es tan gruesa que apenas puedo respirar: antes de la publicación de cada novela, hubo libros sobre ellas que no fueron menos intrusivas que el Lexicon, Yo contibuí a uno de ellos, y no existió ninguna queja sobre ellos ni de Rowling ni de sus editores porque sabían perfectamente bien que esas publicaciones auxiliares de fans/escolares suponían una gran publicidad y de hecho dispararon las ventas.
Pero ahora la serie de Harry Potter ha concluido, y Rowlinng reclama que su “arte creativo” está siendo “diezmado”.






Por supuesto, ella no reclama que sea el Lexicon lo que está dañando su “arte creativo” (¿de quién lo estará “cogiendo prestado” ahora?), es la demanda en sí! Y desde que fue ella quien escogió poner la demanda, ¿de quién es la culpa? Si hubiera dejado que Vander Ark publicara su pequeño libro e hiciera su poquita cantidad de dinero, ella no se distraería tanto de su próxima novela.

Pero Rowling reclama que el libro de Varder ark “constituye un robo al por mayor de 17 años de mi duro trabajo”.
¿Diecisiete años? Vaya pufo.  ¿Incluye ahí todo el tiempo que estuvo leyendo, y tomando prestado el trabajo de otros autores?

Creo que el origen del problema es que ella debería haber hecho un trabajo mejor anotando y haciendo una enciclopedia de su propia serie.

¿Entonces qué?
Nada le impide hacer precisamente eso, anotar y expicar ella misma sus novelas. ¿Creéis que si existiera un Harry Potter Annotated by the autor, el libro de Vander Ark interferiría con las ventas de alguna manera?


Si solo hay que verle la cara de malandrín robagallinas. ¡Al ladrón!
Foto: Grand Rapids Press
Esta frívola demanda pone en serio riesgo la totalidad de la tradición de los comentairios en ficción. Cualquier estudiante escribiendo un papel sobre los libros de Harry Potter, cualquier trabajo escolar sobre él, podría someterse al mismo tipo de demandas.
Una vez que publicas ficción, Sra. Rowling, cualquiera es libre de escribir sobre ello, de comentarlo y de referirse a ello, siempre que la fuente original sea citada.
Aquí está la ironía: Vander Ark tuvo el material de su libro en su website durante años, y hay referncias de Rowling diciendo que cuando ella necesitaba buscar algunos “hechos” de sus primeros libros, en alguna ocasión había “echado un vistazo en un internet café mientras escribía fuera y confirmar un hecho, antes que ir a una librería y comprarse una copia de Harry Potter”.

En otras palabras, ella ya hizo uso personal del trabajo de Vander Ark y lo encontró valioso. Incluso si tiene defectos, lo encontró útil.
¿Significa esto que Vander Ark creó algo original y útil? Él añadió valor al producto. Si Rowling quiere demandar que interfiere ahora en su creatividad, debería haber retirado esa demanda cuando estaba usándolo, y dándole a Vander Ark un premio por su website allá por 2004.

Ahora, por supuesto, ella se arrepiente “amargamente” de haberle dado el premio.
¿Sabéis lo que creo que está pasando?
Rowling no tiene dónde ir y nada que hacer ahora que la serie de Harry Potter se ha terminado. Después de todo su “tomar prestado literario”, quemó su último cartucho y está intentando resurgir con algo decente.
Más allá, está desesperada por conseguir el respeto literario. A pesar de que ha hecho más dinero que la reina o Oprah Winfrey en pocos años, ha tenido que observar cómo sus libros han sido empujados de la lista de bestseller y confinados en la lista de “libros para niños”. La burla literaria a su trabajo considerándolo como una especie de subliteratura, nada sobre lo que merezca la mena discutir.

Esto la ha vuelto loca. El dinero no era suficiente. Quería ser tratada con respeto.
Al mismo tiempo, se ha rodeado de gente cuya función principal es lamerle el culo. Sin duda algunos de ellos le estarán diciendo “Está mal que esa gente haga dinero explotando lo que tú creaste”.
Prefirió indignarse sobre una actividad de publicación absolutamente normal, una de la que ella hizo uso cuando estaba colgada en la red.
¿Ahora está demandado a alguien que durante años ha promocionado su trabajo con devoción sin hacer dinero de sus esfuerzos? ¿Que en realidad le ayudó a ella a hacer cuatrillones de dólares?
El talento no es excusa para la ingratitud de Rowling, su vanidad, su encidia, su acoso del pequeño chaval, y su demanda patética por distress emocional.


Orson Scott Card

Espero profundamente que el resultado de este pleito sea:
Que se publique el Lexicon sin ningún problema o prejuicio, porque claramente está dentro de las leyes del copyright provistas para los trabajos académicos, comentarios y revisiones.
Rowling se vea forzada a pagar a Steven Vander Ark los costos legales ya que su demanda es absolutamente sin sentido desde el principio.



La gente que haya escuchado sobre este pleito tendrá un sabor amargo en sus bocas sobre Rowling de ahora en adelante. Su historia de Cencienta que una vez nos encantó. Su comportamiento de bruja malvada y envidiosa que ahora nos disgusta. Y su próximo libros sea percibido como el trabajo de esa bruja mala.

Es como su estúpida y autocomplaciente demanda de que Dumbeldore era gay. Ella quería ser políticamente correcta pero no tuvo las pelotas de hacerlo “real” dentro de las novelas, conociendo que eso podría dañar las ventas.
Vaya cobarde pretenciosa. Cuando yo tengo un personaje gay en mi ficción, lo digo en el libro. NO espero hasta que ha tenido todas sus ventas iniciales para decirlo.

Rowling ha demostrado su falta de cerebro, corazón y coraje. Claramente necesita visitar Oz.



***

Pues bien, que sepáis que Rowling ganó (pincha para ver el artículo del NY Times), así que a partir de ahora, mucho cuidadito, fans del mundo, con lo que escribimos sobre la gente a la que admiramos (revisiones de textos, creaciones derivadas, etc.).  Aqui lo explican bastante bien.

Un abrazo, original.
Pablo.

martes, 2 de diciembre de 2014

Sobre la Creatividad I - Ensayo de Isaac Asimov.

El tema de la creatividad y la originalidad de las obras, es algo que a todos nos ha preocupado en algún momento. En ocasiones esa preocupación se vuelve obsesión, y algunas personas viven con el agobio, el miedo y la desconfianza de que otras personas se aprovechen de sus trabajos.

Obviamente a mí tampoco me gustaría que nadie se apropiara de mi esfuerzo, e incluso admitiré cierto cosquilleo en las tripas al ver el fruto de mi trabajo viajando por las redes en formato PDF.



Pero hay que ser realista. Por el momento no como de lo que escribo, así que tampoco creo que nadie se pueda hacer rico a mi costa. Si otro autor me plagiara (ojalá fuera yo un autor tan importante), me jorobaría más la falta de respeto de no mencionarme como autor referencial. 

Sobre este asunto he encontrado un par de textos curiosos que hablan sobre la creatividad y los plagios. El que os traigo hoy se trata de un Ensayo escrito por el mismísimo Isaac Asimov para el MIT (Massachussets Institute of Technology) allá por 1959. Para los más vagos, he hecho una traducción libre con mi inglés "3ºBUP level" (lo siento por mi profe de COU con el que no solo no aprendí, sino que "desaprendí" inglés).
De antemano pido perdón a las/los "teachers" que sé que leerán esto, y para quien lo prefiera pongo AQUÍ el enlace al texto original en inglés.

Si alguien cree que esta aportación mía a la Humanidad es tan interesante como para copiarla en su web/blog/pared del WC, molaría que mencionara que salió de aquí (ya que me he tirado un rato traduciendo...). Con esa mención ganaremos todos: yo tu reconocimiento y tú mi respeto ;)

Nota de Arthur Obermayer, amigo del autor.

En 1959, trabajé como científico para Allied Research Associates en Boston. La compañía era una división del MIT enfocada en los efectos de las armas nucleares sobre la estructura de los aviones. La compañía recibió un contrato de la Advanced Research Projects Agency para desarrollar de la forma más creativa posible, un sistema de defensa basado en misiles balísticos.  El gobierno reconoció que no importaba cuánto fuera invertido en desarrollar y expandir la tecnología actual, siempre sería inadecuada. Querían pues que nosotros y otros cuantos contratistas pensáramos “fuera de la caja”.

Cuando me metí en este proyecto, sugerí  que Isaac Asimov, que era un buen amigo mío, podría ser una persona apropiada para participar. Él expresó su voluntad y vino a algunas reuniones. Después decidió no continuar asistiendo, porque no quería tener acceso a información secreta; ya que eso limitaría su libertad de expresión. Antes de abandonar el proyecto, escribió este ensayo sobre la creatividad, como su única intervención formal. Este ensayo nunca fue publicado o usado más allá de nuestro pequeño grupo. Cuando lo reencontré limpiando viejos archivos reconocí que su contenido es tan relevante en la actualidad como cuando él lo escribió. Describe no solo el proceso creativo y la naturaleza de las personas creativas, sino además el entorno que promueve la creatividad.


EN CREATIVIDAD

¿Cómo consigue la gente nuevas ideas?
Presumiblemente, el proceso de creatividad, el que sea, es esencialmente el mismo en todas las ramas y variedades, de manera que la evolución de un nuevo arte, un nuevo artilugio, principio científico, todos envuelven factores comunes. Estamos más interesados en la creación de un nuevo principio científico o una nueva aplicación sobre uno antiguo pero podemos generalizar.
Una forma de investigar el problema es considerar las grandes ideas del pasado y ver cómo fueron generadas. Desafortunadamente el método de su génesis nunca está claro más que para quienes lo crearon.

¿Pero  qué pasa si la misma idea se le ocurre a dos personas, simultáneamente e independientemente? Puede ser que los factores comunes que les influyen sean iluminadores. Considerad la teoría de la evolución por selección natural , creada independientemente por Charles Darwin y Alfred Wallace.
Hay muchas cosas en común aquí. Ambos viajaron a lugares lejanos, observaron extrañas especies de plantas y animales y la forma en la que variaban de lugar en lugar. Ambos se interesaron mucho en encontrar una explicación para esto y ambos fallaron basándose en  el ensayo de Malthus sobre población.
Los dos observaron que las ideas de Malthus (aplicadas a seres humanos) podrían encajar en la doctrina de la evolución por selección natural (aplicado a todas las especies).
Obviamente, entonces lo que se necesita no es solo gente con buena formación en un campo determinado sino gente capaz  de realizar una conexión entre el ítem 1 e ítem 2 que podría no estar conectados de manera ordinaria.
Sin duda, en la primera mitad del siglo XIX muchos grandes naturalistas han estudiado la manera en la que las especies se diferencian entre ellas. Mucha gente ha leído a Malthus. Puede ser que incluso mucha gente estudiara las especies y leyera a Malthus. Pero lo que necesitáis es alguien que estudie las especies, lea a Malthus y tenga la habilidad de hacer una conexión cruzada.

Este es el punto crucial que es la rara característica que debe ser encontrada. Una vez que la conexión cruzada está hecha, se vuelve obvia. Se dice que Thomas H. Huxley, después de leer “El Origen de las especies”, exclamó “Que estúpido fui de no haber pensado en esto”.

¿Pero por qué no pensó en ello?  La historia del pensamiento humano puede hacer que parezca que es difícil pensar una idea incluso cuando los hechos están sobre la mesa. Hacer la conexión cruzada requiere cierto atrevimiento. De hecho debe requerirlo. Las conexiones cruzadas que no lo requieren se llevan a cabo por numerosas personas, no como una nueva idea sino como una actualización de una idea antigua.

Solo es a tiro pasado cuando una nueva idea parece razonable. Al principio suele parecer irracional. Pareció totalmente irracional pensar que la tierra era redonda en lugar de plana o que se movía alrededor del sol, o que los objetos requieren una fuerza para detenerse cuando están en movimiento, en lugar de una fuerza para mantenerla en movimiento, etc.

Una persona  que quiera hacer valer la razón , autoridad y su sentido común debe ser una persona muy segura de sí misma. También puede ser excéntrico (por lo menos en lo respecta a nosotros). Una persona excéntrica en un único aspecto, suele serlo en otros.
En consecuencia, la persona que es afín a tener nuevas ideas es una persona con buen conocimiento del campo que nos ocupa y alguien poco convencional en sus hábitos (ser un chiflado no suele ser suficiente por sí mismo).

Una vez que tienes a la gente que quieres la siguiente pregunta es ¿quieres tenerlos juntos para que discutan el problema entre ellos o prefieres proponerles el problema individualmente y permitirles que trabajen aislados?

Mi sentimiento es que para que se dé la creatividad es necesario el aislamiento. La persona creativa está , en cualquier caso, trabajando siempre en ello. Su mente está barajando la información todo el tiempo, incluso cuando no es consciente de ello (el famoso ejemplo de Kekule trabajando la estructura del benceno e sus sueños es bien conocido).
La presencia de otros puede solo inhibir su proceso, desde el punto de vista de que  crear es embarazoso. Por cada nueva buena idea tienes cien, diez mil ideas locas que naturalmente no querrías exponer.

Sin embargo, una reunión de esa gente puede ser deseable por motivos diferente que la creación en sí.
Dos personas no tienen exactamente en su cabeza los mismos ítems. Una persona puede saber A pero no B. Otra puede conocer B pero no A. O incluso conocer A y B. Ambos pueden tener la idea –pensamiento pero no necesariamente a la vez o incluso pronto.
Además,la información puede no ser solo los items A y B sino combinaciones tipo A-B, o incluso A-B-C.
Me parece que el propósito de celebrar reuniones no es pensar nuevas ideas sino educar a los participantes en hechos y combinaciones de hechos, en teorías y sueños vagabundos.

¿Pero cómo persuadir a la gente creativa para que accedan a eso? Primero y ante todo, debe ser fácil (promoverse) la relajación y un sentido general de permisividad. El mundo en general, desaprueba la creatividad y ser creativo en público es particularmente malo. Incluso especular en público es preocupante. Estos particulares deben, entonces, tener la sensación de que los otros no pondrán objeciones.

Si uno de los presentes no simpatiza con la locura que puede desarrollarse en una sesión de ese tipo, los demás pueden congelarse (dejar de participar). Ese miembro que no simpatiza, puede ser una mina de oro en cuanto a información, pero el daño que hace es mucho más importante en comparación. Me parece necesario entonces que todas las personas en esa sesión querrían sonar como locos y escuchar las locuras de los demás.

Si uno de los miembros tiene una reputación mucho más grande que el resto, si habla mejor, si tiene una personalidad más de liderazgo, bien puede coger las riendas de la conferencia y reducir al resto a una situación de obediencia pasiva. Este miembro puede ser por si mismo muy útil, pero puede también ponerse a trabajar solo para no neutralizar al resto.

El número óptimo del grupo probablemente no debería ser muy alto. Yo diría que no requieren más de cinco. Un grupo más grande podría tener mucha más información, pero se generaría tensión entre los que esperan para hablar, lo cual puede ser bastante frustrante. Probablemente sería mejor tener un número de sesiones en las que la gente que participa variara, mejor que tener una sola sesión a la que acudan todos. (esto originaría cierta repetición, pero incluso la repetición no es en sí misma indeseable. Lo importante no es lo que la gente dice en esas conferencias, sino lo que se inspirarán entre ellos más adelante).

Para mejores resultados, debería existir un sentimiento de informalidad. Jovialidad, usar los nombres de pila, bromear relajadamente…Porque eso refuerza la voluntad de participar en la locura de la creatividad. Con este propósito, creo que realizar un encuentro en casa de alguno, durante una cena o alrededor de la mesa de un restaurante, puede ser más útil que realizarlo en una sala de conferencias.

Probablemente, el factor que más inhibe por encima de todos es el sentido de responsabilidad. Las grandes ideas de todas las eras han venido de personas que no fueron pagadas por tener grandes ideas, quizás fueron pagadas para ser profesores o empleados de patentes, o de pequeños oficios, o quizás nunca fueron pagados por nada. Las grandes ideas vienen como resolución a problemas secundarios.
Sentirse culpable porque uno no se ha ganado el salario por no tener una gran idea, es la manera más segura, me parece a mí, de asegurar que ninguna gran idea aparecerá la próxima vez, nunca más.

Tu compañía ya está conduciendo este programa de reuniones con dinero estatal. Pensar en congresistas, o en el público general, escuchando algo sobre científicos haciendo el loco por ahí, contando chistes sucios tal vez, a expensas del gobierno… es lógico que les genere un sudor frío. De hecho, la mayoría de los científicos tiene suficiente conciencia pública como para no querer hacer esto, incluso si nadie lo llegara a saber.  

Sugeriría que a los miembros de las reuniones se les dieran ciertas tareas (escribir pequeños reportes, sumarios con sus conclusiones o breves respuestas a problemas sugeridos) y que fueran pagados por ello. El pago sería la cantidad que ordinariamente se les pagaría por celebrar la sesión. Las sesiones no serían entonces pagadas, oficialmente, y eso permitiría cierta relajación.

No creo que la celebración de sesiones deban dejarse sin guía. Debe existir alguien al cargo que juegue un papel equivalente a lo que hace u psicoanalista. Un psicoanalista, tal y como yo lo entiendo, realizando las preguntas adecuadas (e interfiriendo lo mínimo posible, nada más que para hacer esas preguntas) logra que sea el mismo paciente quien analice su vida pasada de tal forma que sea capaz de entenderla por sus propios ojos.
De igual manera, un árbitro de la sesión, tendrá que sentarse allí, revolviendo a los miembros, realizando preguntas astutas, haciendo los comentarios necesarios, trayéndoles de vuelta a los temas amablemente… No será un trabajo sencillo, contando con que el árbitro no sabrá qué pregunta es la astuta, qué comentario es necesario y cuáles son los temas.

En cuanto a los gadgets (artilugios) diseñados para facilitar la creatividad, creo que deberían surgir de las mismas sesiones. Si están relajados a fondo, libres de responsabilidades, discutiendo algo de interés y siendo no convencionales por naturaleza, los participantes podrán crear por ellos mismos dispositivos para estimular la discusión.


Publicado con permiso de Asimov Holdings.

Abrazos!

Pablo.

martes, 11 de noviembre de 2014

BookTrailer de LCDLS. ¡Ahora sí!

Hola hola amiguitas y amiguitos, lo prometido es deuda.

Me hace mucha ilusión compartir por fin con vosotros el BookTrailer de mi novela juvenil.

Estreno Star Wars. Cine Chino L.A. (1977)



Algunos estaréis pensando "¿Qué narices es eso de LCDLS?" Pues veréis, después de darle algunas vueltas y siguiendo el consejo de algunas personas que saben mucho más que yo de muchas más cosas, decidí cambiar el título de la novela por otro con un poco más de tirón que "Cuentos de Caballería", que era demasiado genérico.






¿"Y por qué no te dejas de acrónimos y nos dices cómo puñetas se llama?", pensará alguno. Pues básicamente por darle un poco más de emoción al asunto ;).

Por cierto, el otro día en la Oficina de Registro de la Propiedad Intelectual, me comentó una amable señorita que para registrar el título de una obra has de ir a Patentes y Marcas. Según parece no es suficiente con registrar la novela como obra literaria con ese título... Que el título solo cuenta para identificar la obra... Algo que me sorprendió bastante. Pero bueno, nunca te acostarás sin saber algo más.

En cuanto a las imágenes y música que he utilizado para el BookTrailer, he procurado mencionar a todos los artistas. No obstante si alguno tiene algún inconveniente en que su obra salga en el BookTrailer, que me lo comunique y la retiraré inmediatamente.

He intentado encontrar los personajes y escenas más cercanos a lo que he escrito. Espero que lo disfrutéis todos, y especialmente aquellos que ya habéis leído la novela y los que habéis colaborado de una u otra forma con este Proyecto. Porque también tiene una parte de vosotros.

No me enrollo más. Os dejo con el BookTrailer. Si usáis Apple, PINCHAD ESTE ENLACE.





Abrazos.

Pablo.